La Jicara El Portal del Cuento IntroArt

La hechicera, el caldero y el gallo.

La hechicera, el caldero y el gallo…
Un cuento del mundo Mágico, Real y Maravilloso en el Pasito,
Por: Daniel Cajina.

Previo a la noche de las brujas, dos jóvenes hacian posta en el dintel del Cementerio de Santiago de Los Caballeros, muertos de miedo ante aquel silencio mortal, tan solo interrumpido por el lúgubre canto de los búhos y los violines de los grillos que presagiaban una mala hora para gente muy importante…

Estaban vigilando el trabajo de campo de dos brujos del Galope de Diriomo, que estaban cumpliendo un “encargo” de La Patrona, doña Perpetua Remedio, quién requería una libra de tierra de muerto de una tumba de un martirizado durante la dictadura pasada…

“MORS OMNIA AEQUAT” –la Muerte es Igual para Todos- era una frase incomprensible para aquellos brutos que estaban perturbando el sueño de los difuntos… El encargo requería cavar en la tumba y llegar hasta la tapa del ataúd de aquel desgraciado de Oliverio Bochantín… Sobre la lápida descansaban tres rosas que una vieja amada depositaba en su tumba al inicio de cada mes, recordando los tórridos amores cládestinos que aquel don Juan robara la virginidad de las señoritas, y la virtud y la moralidad de nobles matronas de aquel pueblo fantasma que murió durante las exequias del Aeda; astiadas del ostracismo de los dulce placeres de la carne que sus maridos les negaba en aquellos días gloriosos de poetas y estudiantes universitarios que se paseaban con todo desparpajo y jactancia por la calle empedrada que la gente de reales llamaba Avenida DeBayle…

Continuar leyendo
859 Hits

Cuento para evitar el Olvido

La Jicara - Jose Abraham Cardoza
 Escrito por:
Jose Abraham Cardoza S.
Pintor Cuentistas y Poeta
Matagalpa,Nicaragua.

Cuento para evitar el Olvido.

Acérquense que les voy a contar un cuento, vengan muchachos, vengan...

Al caer la tarde de aquel viernes, nos sentamos en torno al viejito, que, después de terminar su faena de corta leña, venía a sentarse con nosotros, los muchachos que trabajamos lustrando zapatos en el parque.

Cual quieren que les cuente?, - pregunto, - amarrando sus rústicas manos -, colgadas entre sus rodillas.

Cuénteme el de la Carreta Nagua, - pidió, sonriente Roberto Gonzalez., acomodándose en cuchillas. .

No, no, - exclamó asombrado, Chico Montenegro -, ese es de miedo y ya es muy tarde,

despues no puedo dormir.

Cuentenos el del Hombre sin Cabeza, - solicito, el regordete Chilingo..

No, no, ese no, si cuenta ese, yo me voy, volvió a intervenir Chico Montenegro, , yo vivo por el cementerio y me da mucho miedo irme solito..

Cuentenos, el de la Virgen de Apante, ese es bonito y solo usted lo sabe,, - le solicito el negrito Marlon Medrano. -

No, no, no, abuelo, -cuéntenos, el de los Duendes de Palo Alto, ese es mi preferido, -le pidió la Chilo, hermana del regordete Chilingo. .

No, no, yo quiero que nos cuente el de la Llorona, - pidió, el tímido, Mario Canizalez.

No muchachos, ya les he contado todos esos cuentos, son cuentos viejos, aburridos, ya ni siquiera les dan miedo. Hoy es un dia especial, quiero que se acuerden de mi y de mis historias.

Continuar leyendo
1073 Hits

El circo de la Miseria Humana de Diriamba :Nicaragua:

La Jicara - Douglas Arias Gonzàlez
Escrito por:
Dr: Douglas Arias González
Medico Cuentistas y Poeta
Diriamba Nicaraguas

 

El circo de la Miseria Humana de Diriamba

 Diriamba cuna del cacique Diriamgèn y Cuna del gueguense Tierra de héroes y mártires de la patria , historia de dos mundo, americano y europeo, escuela de la vida de pobres y ricos, recuerdo de los viejos gente noble, todo pasó quedo de nuestros antepasados el carácter del Indios guerreros, que irrumpió su paz la ira contra los españoles, corazones violentos, desvelos de los españoles sangrientos, que valentía de nativos con su escudo y su resistencia el Gran Cacique Diriamgèn y el mártir del cristianismo San Sebastián , capitán Romano de la Guardia Pretoriana del Emperador Romano Cayo Aurelio Valerio Diocleciano (245-313.DC. quien lo mando asesinar por no pensar como el tirano., Santo Patrono de la Ciudad de Diriamba Nicaragua, quien goza de adeptos ferviente de sus milagros, intercediendo antes Dios por todos nosotros los pecadores , ahora a finales del siglo XX y al inicio del siglo XXI ya no ciberviaja ese fervor de fe , esperanza y fortaleza espiritual de los antepasados, todo se vislumbra en los motivos de los violentos y es lo que pasa hoy en Diriamba Nicaragua en la putrefacta descomposición social en que vivimos no queda mas que el chisme ,el odio, pelearse ,robar , violar ,prostituirse y matar, esa contaminación de toxinas envenenada epidémica corre en los niños que graban la lección de sus mayores , sus gobernantes y sus padres, abuelos y hermanos la ley y el desorden, no hay nada que perder, la cárcel no inmuta al que delinque por que tiene garantizado ahí los tres tiempos de comida, y como son hurtos con ubusos de confianza salen y entran de la carcel, en vuestras casas como el gallo pinto existe la patraña , la infamia, la mentira y la burla,en el parque central como mercaderes, el club de palomas muertas y atoleros y borrachos, desmenuzan al prójimo, como así mismos, como el pan de cada día.

Continuar leyendo
2218 Hits

El amor imposible de Maimónides y Natalia

b2ap3_thumbnail_cabo3.jpg

 

Maimónides es un chico estudioso de la Gnosis y Natalia la camarera de un modesto Libro-Café – llamado “El cotorreo” lugar de agradables tertulias y citas culturales

Mai, como ella le dice, es un cliente de apariencia juvenil, un tanto circunspecto que pareciera siempre andar de incognito, pero que es un asiduo visitante de este popular sitio, el cual goza de un ambiente entretenido, ya que es a la vez cafetería-bar-librería y donde concurren intelectuales locales, turistas y gente de mil raleas 

A Natalia le gusta su trabajo, aunque parece hacer las cosas de manera automática, siempre les imprime la calidez de su cordialidad y la luz de su sonrisa. Los días pasan, las semanas, los meses y hasta los años... y la vida de Natalia se transforma en una montaña rusa de emociones confusas, lamentablemente enamorada de un chico que, demás, para ella es inalcanzable incluso en sus mejores sueños 

Mai, es el amor secreto de ella, que desde su puesto observa con veneración, sabiendo disimular hábilmente su ansiedad perenne. y a Natalia le sorprenden las horas sintiéndose incapaz de encontrar las fuerzas necesarias para dominar esa pesadilla donde el amor correspondido parece cosa de extraterrestres. 

Sólo proponerse hablar del tema le parecería la tortura más perversa y salvajemente sanguinaria jamás maquinada por ser humano alguno; de hecho, desde hace tiempo Nati como también se le conoce parece resignada a ser feliz observándolo y, lo que aún es más penoso, con la contundencia de haber aceptado por siempre esa situación.

Continuar leyendo
1005 Hits

Una visita a primera hora de la madrugada

b2ap3_thumbnail_escaleraangeles.jpg

 

entrar es fácil... salir es difícil...

 

 

La oscuridad de aquella noche era cada vez más densa, más triste, más reveladora. Me quedé despierto hasta la tercera hora de la madrugada mientras leía una serie de textos fragmentarios, especie de fractales encantados, que eran en sí, como viñetas de mi vida. Como saliendo de una oficiosa visión fantasmagórica, ahí estaba él...  
Sus manos empezaron a escribir, temblando como las de un mutante huyendo de sus desarmonías infernales, (un bravo guerrero ex heroinómano) ex ateo. Por la ventana entreabierta entraron ráfagas de brisa que, dulcemente, como sus manos, acariciaron mi faz en llamas y mis cabellos humeantes que ahora al sentirme parte de la escena, caen como lágrimas negras, mis ojos están apagados, sembrados de sombras mortuorias y pompas fúnebres… hay ahí en los ángulos del tiempo, más de un alma infectándome de velorios… 

 

Él continuo escribiendo, sacando a la luz aquello que ponía tinieblas en su mente. Su visión crepuscular se hizo presente y prosiguió...
 
Anoche, a primera hora de la madrugada me visitaron unos seres con aspecto de ángeles, Uriel, Itzel y Mixchel todos irradiaban una luz que hacia que la noche fuera sumisa a evocaciones… mi alma violenta de hombre estaba avergonzada. Mas salió al frente mi alma de aprendis de vampiro y penetró sus corazones de ángeles itinerantes


En el aire flotaba esta pregunta… ¿con cuál de tus almas es qué te sueñas inmortal?

 

Itzel vestido de luto riguroso me volvió a ver con una mirada inefable de metal al rojo vivo… Mixchel usa ropas color violeta, parece angustiado y nada parece calmar su ansiedad y el tormento que le abrasa las entrañas. Uriel viste de gris y es de mirar sereno. Este último me observa de soslayo, luego se acerca a la ventana sin decir palabra… Llega un momento en que sus ojos miran hacia el firmamento, entrecierra los ojos, y tras unos breves instantes en mutis, al tiro las palabras comienzan a fluir de sus labios:
Continuar leyendo
1025 Hits

UnderC2-Remodelacion2